CastañedaCorvera de ToranzoLuenaPuente ViesgoSan Pedro del RomeralSan Roque de RiomieraSanta María de CayónSantiurde de ToranzoSaroSelayaVega de PasVillacarriedoVillafufre
El municipio de Castañeda abarca una extensión de 19,5 km2 de la comarca del Pisueña, río que lo atraviesa de este a oeste para unirse con las aguas del Pas en el límite occidental. Tiene una población que supera los 1.600 habitantes y se halla entre los términos de Puente Viesgo y Santa María de Cayón, que lo limitan por el oeste y por el este, respectivamente. Al norte linda con Piélagos y al sur con Santiurde de Toranzo. Pomaluengo es su capital y La Cueva, Socobio y Villabáñez sus otros tres núcleos poblacionales.

Perteneciente a la Merindad de las Asturias de Santillana en la Edad Media, la comarca de Castañeda pasó en el siglo XII de estar ligada al señorío de la Casa de Lara a alcanzar la condición de realengo, hasta que en el siglo XIV el rey vinculó este territorio al dominio del conde don Tello y, por vía de herencia, al linaje de los Manrique, quienes constituyeron en el siglo XV el Condado de Castañeda, que abarcaba fundamentalmente el valle de Toranzo.

Tradicionalmente la actividad económica predominante ha sido la agropecuaria, teniendo más importancia el subsector ganadero. Sin embargo, en los últimos años ha ido perdiendo peso, siendo mayoritario el trabajo en las fábricas e industrias próximas, así como en la propia hostelería del lugar, que, por otro lado, ha contribuido a fomentar el turismo en la zona. Esta circunstancia, unida a las buenas comunicaciones por carretera con las que cuenta Castañeda.

En su término se conserva uno de los edificios más importantes del románico de la comunidad autónoma, la Colegiata de Santa Cruz, documentada desde el siglo XII. Otras edificaciones de interés son las numerosas casas solariegas construidas a lo largo de la Edad Moderna en la zona, entre las cuales sobresale el palacio de la Gándara, localizado en el pueblo de Villabáñez.

Castañeda

Ayuntamiento de Castañeda 

En el corazón del valle de Toranzo se localiza este municipio de la comarca Pas-Pisueña que ocupa una extensión de 50 km2 y engloba a once núcleos de población, la mayoría asentados junto al curso del río Pas, que discurre por su límite oriental, funcionando como eje separador con el término de Santiurde de Toranzo. Se comunica por el norte con Puente Viesgo; por el sur, con Luena y Arenas de Iguña; y por su flanco oeste, con Anievas y San Felices de Buelna.

Este municipio, que cuenta con más de 2.000 habitantes y una gran tradición agrícola y ganadera, ha experimentado un importante desarrollo industrial y hostelero en los últimos años, frenando así la progresiva pérdida de sus efectivos demográficos. Una buena parte de las empresas instaladas en la zona se dedican a la producción alimentaria, teniendo un peso importante la industria láctea y sus derivados, origen de su exquisita repostería casera.

El entorno natural y la riqueza de la arquitectura civil constituyen los mayores atractivos del municipio, y dos de sus máximos exponentes en ambos casos se encuentran en Alceda. Esta localidad no sólo alberga una de las muestras arbóreas más numerosas y singulares, sino que además cuenta con un magnífico conjunto histórico de casonas y palacios blasonados, entre las que destacan la de los Ceballos y la de los Ruiz Bustamante.

No obstante, el patrimonio artístico y natural no termina aquí, sino que las construcciones señoriales de los siglos XVII y XVIII se diseminan también en otros núcleos, como Castillo Pedroso, donde se ubica la casona de Ruiz de Villegas, o San Vicente de Toranzo, que acoge la Torre de Agüero, entre otros. Asimismo, la belleza paisajística se hace extensible a todo este municipio.

Corvera_de_Toranzo

Ayuntamiento de Corvera de Toranzo 

Fruto del proceso migratorio que ha experimentado desde los años 50, Luena cuenta en la actualidad con una población de poco más de 850 habitantes, que aparece extraordinariamente dispersa en sus 29 núcleos, siendo Bollacín, Entrambasmestas, San Miguel y Sel de la Carrera los más poblados. En el resto, salvo algunas excepciones, lo común es que su número de residentes ronde la treintena o, incluso, se sitúen muy por debajo de esta cifra.

De hecho, en muchas de estas pequeñas aldeas el riesgo de despoblamiento es cada vez más evidente. Una de las razones que ha contribuido a este descenso poblacional tan acentuado durante las últimas décadas puede haber sido la fuerte dependencia del sector agrario, pues se trata de un municipio eminentemente rural en el que son las actividades agropecuarias, y en especial la ganadería, las que llevan el peso de la economía.

La carretera nacional 623 Santander-Burgos atraviesa de norte a sur todo este término cuya capitalidad recae en San Miguel de Luena, localidad en la que está ubicada una de las iglesias más destacadas del municipio, junto con la de Entrambasmestas, ambas datadas en el siglo XVII. Precisamente, éste último es el pueblo natal del paisajista montañés Agustín Riancho. Por otra parte, la influencia pasiega se ve reflejada en las cabañas ganaderas diseminadas por las explanadas verdes que rodean los núcleos de población, dando lugar a una interesante arquitectura popular, y en la gastronomía, que se asemeja mucho a la del valle del Pas.

luena

Ayuntamiento de Luena 

Situado a 28,5 kilómetros de distancia de la capital de Cantabria, el municipio de Puente Viesgo está localizado en la zona central de la región y asentado en el inicio del curso medio-bajo del río Pas. Se extiende en torno a la hoz que traza el río en las estribaciones orientales del macizo del Dobra, donde el Pas se encajona para salvar el accidente geográfico, lo que facilitó en este lugar la construcción de un puente que dio origen a la población.

Los límites municipales ocupan una superficie de 36,1 km2, repartidos a lo largo de cinco pueblos con sus correspondientes entidades locales menores reconocidas: Aés, Hijas, Las Presillas, Puente Viesgo y Vargas. El número actual de habitantes suma algo más de dos mil cuatrocientas personas, lo que evidencia una densidad de población moderada, ligeramente por debajo de la media regional.

Sus extraordinarios recursos turísticos, materializados en sus excepcionales cuevas prehistóricas del Monte Castillo, sus famosas aguas minero-medicinales y termales, así como sus ricos pozos salmoneros, han hecho de Puente Viesgo un enclave de singular importancia y referencia turística del valle del Pas.

Desde el punto de vista patrimonial, Puente Viesgo es mundialmente conocida por la cueva del Castillo, descubierta en 1903 y objeto de continuados procesos de investigación. Se trata de un yacimiento prehistórico excepcional, clave para conocer la evolución del poblamiento en la cornisa durante el Paleolítico, en el que se conservan uno de los más representativos conjuntos de arte rupestre.

cuevas_puente_viesgo

Ayuntamiento de Puente Viesgo 

El aspecto más llamativo de este municipio era su peculiar modo de vida, basado en el sistema de explotación ganadera semitrashumante, que ha quedado plasmado en su arquitectura rural, con las denominadas cabañas pasiegas, unas construcciones que singularizan el paisaje. Se trata de sencillas edificaciones de planta rectangular realizadas en piedra, que se utilizaban para habitar en determinadas épocas del año y en las que se cobijaba también el ganado, destinado principalmente al sector lácteo.

Por otra parte, la iglesia de San Pedro del Romeral y la ermita del Rosario, en Bustiyerro, ambas datadas en el siglo XVIII, son las dos manifestaciones artísticas de carácter religioso de este municipio pasiego. Como el resto de los términos de la zona, sufrió desde mediados del siglo XX una progresiva pérdida de habitantes y, como consecuencia, el envejecimiento de su población. El éxodo juvenil y la caída de las tasas de natalidad contribuyeron a formar el perfil demográfico de San Pedro del Romeral, un municipio basado económicamente, aún hoy, en el sector primario.

El paisaje de este lugar se caracteriza por praderías de fuertes pendientes e importantes cumbres como el Coto Alisas (1.022 m), Castro Valnera (1.707 m) o el Coteru la Brena (1.500 m).

San_Pedro_del_Romeral

Ayuntamiento de San Pedro del Romeral 

San Roque de Riomiera formaba parte de la antigua jurisdicción de los Montes de Pas, junto a los vecinos municipios de Vega de Pas y San Pedro del Romeral. En la actualidad, este enclave, compuesto por los núcleos de población de La Concha, Merilla y La Pedrosa, cuenta con 466 habitantes y su economía se basa fundamentalmente en el sector agropecuario.

En la Edad Media en esta comarca se practicaba un pastoreo extensivo con rebaños de composición heterogénea de propiedad señorial y eclesiástica. El aumento de población condujo al desarrollo, a lo largo de la Edad Moderna, de un eficaz sistema semitrashumante de explotación del ganado, que exigía continuos desplazamientos estacionales de las reses y sus pastores, siguiendo un circuito de prados asociados a cabañas-establo.

Este modelo de aprovechamiento, llamado pasiego, penetró en los lugares limítrofes y conllevó una radical modificación del paisaje, desde entonces compuesto por una sucesión de praderías parceladas con muros y salpicadas de cabañas de piedra. Además del valor estético de esta intervención humana a gran escala sobre la naturaleza, la comarca reviste especial interés etnográfico, dado que el funcionamiento del sistema pasiego se vio acompañado de la articulación de infinidad de soluciones prácticas y comportamientos singulares por parte de los grupos e individuos que vivían conforme al mismo.

San Roque de Riomiera

Ayuntamiento de San Roque de Riomiera 

Enclavado al sur de Santander, su población es el fiel reflejo de la pujanza económica de la comarca que ha cambiado su tradicional riqueza basada en las tareas agrícolas y ganaderas –que aún pervive influida por su proximidad a la comarca pasiega– por la actividad industrial ligada a la factoría de chocolates Nestlé, en La Penilla, y a las pequeñas y medianas empresas y talleres.

Santa María de Cayón es un territorio rico en lo que a patrimonio religioso y civil se refiere, con valiosas muestras del románico, así como también casonas de los siglos XVII y XVIII. Entre ellas caben destacarse las iglesias románicas de San Andrés, en Argomilla, Santa María de Cayón, San Miguel de Carceña o la ermita de San Vicente, en Esles, mientras que en el ámbito de las construcciones civiles el municipio cuenta con notables ejemplos como la casa de Ceballos ‘El Caballero’, en Argomilla, o los conjuntos arquitectónicos de Esles y Lloreda en donde se localizan buenos ejemplos de casonas blasonadas.

A nivel natural, el municipio se caracteriza por la suavidad de su relieve y las praderías, con formaciones de escasa elevación como la sierra Caballar o el Alto de la Cruz, y cuenta con una abundante vegetación y una gran variedad de especies animales.

cayon

Ayuntamiento de Santa María de Cayón 

Este municipio abarca 36,8 km2 en el margen oriental del amplio valle de Toranzo, atravesado por el curso del río Pas y flanqueado por las líneas de montes que lo separan de las comarcas del Besaya y del Pisueña. Está situado junto a la comarca de los montes del Pas, sobre la vía que comunica la costa y la meseta castellana a través del puerto del Escudo. Santiurde de Toranzo queda enmarcado al norte por Puente Viesgo, Castañeda y Santa María de Cayón; al este, por Corvera de Toranzo; al sur, por Luena; y al oeste, por los términos de Vega de Pas, Villacarriedo y Villafufre.

Durante el Antiguo Régimen los concejos del valle protagonizaron un prolongado conflicto jurisdiccional con la familia de los Manrique, señores de Castañeda y marqueses de Aguilar, que conoció esporádicos y sangrientos episodios de violencia. Este enfrentamiento convivió con el funcionamiento de una entidad supraconcejil que celebraba sus juntas generales en Santiurde y fue llamada, tras su reversión a la Corona, Real Valle de Toranzo. Tras el establecimiento de los ayuntamientos constitucionales en 1822, se configuró el municipio de Santiurde de Toranzo, integrado por los núcleos de Acereda, Bárcena, Iruz, Pando, Penilla, San Martín, Santiurde de Toranzo, Vejorís y Villasevil, que en la actualidad cuentan con 1.461 habitantes.

En la localidad de Iruz se encuentra el convento franciscano de Nuestra Señora del Soto, una de las muestras de arquitectura religiosa más importante del valle de Toranzo, dominado por una esbelta torre octogonal que constituye uno de los ejemplos señeros de la tradición tardogótica en Cantabria. Asimismo, es de señalar también la presencia de los templos románicos de Santa Cecilia de Villasevil y La Asunción de Acereda, y de interesantes muestras de arquitectura civil correspondientes a la Edad Moderna, tales como la casa de Sancho Ruiz de Villegas.

santiurde-de-toranzo

Ayuntamiento de Santiurde de Toranzo 

El abundante patrimonio arquitectónico, tanto religioso como civil, con que cuenta Saro fue construido en los siglos XVII y XVIII, antes de que comenzase el declive demográfico que le ha llevado a perder más del 25% de su población desde 1900 hasta el año 2003.

De su arquitectura religiosa destacan las iglesias parroquiales de San Tirso y San Lorenzo, cuya torre alberga el Museo de los Indianos, la capilla de la Virgen del Camino y la ermita de San Miguel, así como varios humilladeros. En el ámbito civil cabe mencionar el palacio de Gómez Barreda, un conjunto que incluye una capilla dedicada a la virgen de Guadalupe, y que sobresale entre varias edificaciones de época barroca que existen en el municipio, generalmente casonas nobles con los escudos de las armas de algunos de los linajes más importantes de la zona.

Desde el punto de vista paisajístico, Saro es un pequeño valle, formado por la cuenca del río Llerana, de laderas alomadas cubiertas por praderas que se salpican de cabañas. Dichas praderas se destinan a pastos para la ganadería tradicional, que presenta una marcada especialización hacia el vacuno de leche.

saro

Ayuntamiento de Saro 

En la zona donde confluyen el río Pas y su afluente el Pisueña –que precisamente nace en este enclave territorial– se encuentra este municipio que limita al noreste con San Roque de Riomiera, al noroeste con Villacarriedo y al sur con Vega de Pas. Abarca una superficie de 39,4 km2 sobre la que se distribuyen sus cuatro entidades de población: la capital, Selaya, y las áreas rurales de Bustantegua, Campillo y Pisueña. En ellos residen cerca de dos mil habitantes, concentrándose la mayoría de ellos en el núcleo principal, convertido en centro comercial y administrativo de la parte alta del valle. Esta circunstancia ha determinado que el sector servicios se haya convertido en los últimos años en una base fundamental para la economía local, aunque esto no impide que las actividades agropecuarias sigan manteniendo un peso muy significativo.

Selaya es uno de los municipios más monumentales de esta comarca. Cuenta con dos iglesias del siglo XVII, la de San Juan Bautista y el santuario de la Virgen de Valvanuz, patrona de los pasiegos, a la que cada 15 de agosto se rinde tributo en una de las fiestas más populares de la región, declarada por ello de interés turístico regional. Sin embargo, su patrimonio más importante lo constituye su conjunto urbano, con numerosas casonas nobles, como el palacio de Donadío, la casa de Miera y la de Linares.

Las ancestrales tradiciones de este territorio, antiguamente perteneciente al valle de Carriedo, y la próspera industria agroalimentaria, basada en la fabricación artesana

de sus típicos sobaos y quesadas pasiegas, son algunos de los atractivos añadidos de este término enmarcado por un majestuoso paisaje de prados, vegas y pueblos divisable desde las elevadas cumbres que lo rodean, tales como el Alto del Mojón, el Cotero el Tejo, los Picones de Sopeña o el mirador de la Braguía.

Selaya

Ayuntamiento de Selaya 

En el extremo sureste de Cantabria, lindando con la provincia de Burgos, se encuentra este municipio pasiego, que formó parte de la antigua jurisdicción de los Montes de Pas y que abarca una extensión de 87,6 km2. Está rodeado por los términos de San Roque de Riomiera, Selaya y Villacarriedo, por su franja norte; por Luena, por el oeste, y por San Pedro del Romeral, por el suroeste.

Su evolución demográfica a lo largo del siglo XX ha estado marcada por un continuado proceso de despoblamiento, que se ha mantenido en la misma dinámica hasta la actualidad, dando lugar a un censo que apenas alcanza los 1.000 habitantes –lo que supone la mitad de los registrados en los primeros años de la centuria pasada–, que se distribuyen en siete núcleos: Candolías, La Gurueba, Guzparras, Pandillo, Viaña, Yera y la capital, Vega de Pas, que es, a su vez, la entidad más poblada.

En la historia de este municipio tuvo un especial protagonismo Espinosa de los Monteros, el lugar sobre el que recayó el derecho de pastos en esta zona de verdes praderas antes de que se produjera el asentamiento estable en la comarca. Esto hizo que Vega de Pas, junto con los términos de San Pedro del Romeral y San Roque de Riomiera, se configurara como un enclave de aprovechamiento ganadero basado en el pastoreo semitrashumante.

Fruto de esta circunstancia se desarrolló el particular modo de trabajo y vida pasiego, del que aún se mantienen algunas costumbres ancestrales y que ha quedado perpetuado en su definida etnografía, siendo su elemento más característico las cabañas que salpican sus praderías, precisas para el desarrollo de la muda. Conocer con más detalle este peculiar sistema pastoril y las tradiciones que llevaba parejas es posible a través de la muestra del Museo Etnográfico de las Tres Villas Pasiegas, las cuales tienen en común también su gastronomía, basada en la elaboración artesana de productos lácteos, como sus típicos sobaos y quesadas.

Vega de Pas

Ayuntamiento de Vega de Pas 

Villacarriedo, con 1.736 habitantes repartidos sobre una extensión de 50,7 km2, se encuentra ubicado en la zona central de la comarca del río Pisueña, principal afluente del Pas. Limita con el resto de municipios junto a los que forma el valle de Carriedo: al norte y noroeste con Saro y Villafufre, y al sureste con Selaya. Además, por el noreste linda con San Roque de Riomiera, que pertenece a la cuenca del Miera, y por el sur y suroeste con Vega de Pas y Santiurde de Toranzo, ambos del valle del Pas.

El palacio de Soñanes, levantado entre los años 1718 y 1722 en la localidad de Villacarriedo, capital del municipio, es la construcción civil más suntuosa de la arquitectura barroca cántabra. Fue mandado edificar por Juan Antonio Díaz de Arceen el solar de su familia, y en la actualidad está destinado a hotel de lujo. El edificio tiene planta cuadrada y tres pisos de altura, con una monumental escalera interior. Las fachadas presentan una ornamentación de gran riqueza que, aunque sumamente barroca, resulta magnífica.

Junto al anterior, Antonio Gutiérrez de la Huerta fundó pocos años después, en 1746, el colegio de los Padres Escolapios. Está construido en piedra de sillería y posee amplios ventanales, con reminiscencias de estilo clásico. Su iglesia, bajo la advocación de San Antonio, contiene un espectacular conjunto de retablos churriguerescos del siglo XVIII traídos de la capilla del palacio de Elsedo, en Pámanes.

El paisaje que domina Villacarriedo está formado por praderías delimitadas por muros de piedra y salpicadas de cabañas de tipo pasiego. Son prados de siega que proporcionan sustento a la abundante cabaña ganadera del municipio. De obligada visita es ‘La Cajigona de Villacarriedo’, roble centenario de gran porte que da sombra en una de las plazas de la capital del municipio.

Villacarriedo

Ayuntamiento de Villacarriedo 

Villafufre se extiende sobre una superficie de 30,1 km2 en el límite norte de la comarca pasiega, entre las cabeceras de los valles de Toranzo y Carriedo, atravesados por los ríos Pas y Pisueña respectivamente. Los núcleos del municipio se asientan al sur de la Sierra Manzano, la cual coronan las cumbres de Sopeña (532 m ) y Caballar (656 m).

En el centro se eleva el cueto de San Martín (319 m), que divide el término en dos vertientes: por la occidental desciende el arroyo de La Plata; por la oriental son numerosos los regatos que surcan la vega del Pisueña: Bustillo, Socorral, Álamos. El municipio limita al norte con el término de Santa María de Cayón, al oeste con Santiurde de Toranzo, al sur con Villacarriedo y al este con Saro.

Durante la Edad Moderna Villafufre permaneció incluido dentro de la demarcación territorial conocida como Valle de Carriedo. En el año 1495 sus representantes iniciaron un pleito contra la Casa de los Mendoza, que había logrado incorporar la zona a su señorío a lo largo de la Edad Media. El proceso se resolvió en sentencia definitiva en 1546 con el reconocimiento de los derechos del valle a nombrar sus propios oficiales de justicia. Este litigio es el precedente histórico del Pleito de los Valles, germen de la provincia de los Nueve Valles, referente para ulteriores articulaciones territoriales que ha conocido el territorio que comprende la comunidad autónoma de Cantabria.

Como en otros lugares del valle de Carriedo, también en Villafufre pueden verse sobresalientes ejemplos de arquitectura señorial de la Edad Moderna. Entre ellos se cuentan la casa de Domingo Herrera en La Canal, más tarde transformada en un gran convento de estilo clasicista; la portalada del Obispo, o la casa-biblioteca dedicada a Lope de Vega, ambas situadas en el núcleo de Vega, lugar de origen del gran dramaturgo y poeta de la lengua española.

Villafufre

Ayuntamiento de Villafufre