El AstilleroCamargoMiengoPenagosPiélagosSanta Cruz de BezanaSantanderVillaescusa
El municipio de El Astillero está determinado geográficamente por las rías de Solía, Boo y Astillero que le rodean y se encuentra ubicado entre los términos de Camargo, Villaescusa, Piélagos, Medio Cudeyo y Marina de Cudeyo. Con 14.641 habitantes y una superficie de 6,4 km2, consta de tres núcleos de población: Astillero, Guarnizo y Boo y ha sido considerado tradicionalmente uno de los municipios industriales de Cantabria.

Tanto su historia como su economía han estado ligadas a la construcción naval a raíz de la exportación del mineral de hierro extraído de la cercana zona de Cabarga, lo que favoreció el asentamiento en el municipio de los primeros astilleros de la Corona desde finales del siglo XVI en donde se construyeron sus buques insignia, lo que dio lugar a una gran actividad económica que atrajo a numerosas personas y que fue el germen de lo que hoy es El Astillero. Su localización convirtió en la segunda mitad del siglo XIX al municipio en el puerto minero de la Bahía, lo que se vio complementado por una red de ferrocarriles mineros. La apertura de dos refinerías de petróleo a finales del XIX, Deuchst y Compañía –más conocida como La Cantábrica– y la Desmarais Hermanos abrió un periodo de prosperidad sin precedentes.

En el ámbito patrimonial, el municipio cuenta con destacadas manifestaciones de la arquitectura religiosa, civil e industrial, como la iglesia de Nuestra Señora de Muslera, enclavada en Guarnizo, la iglesia de San José o la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, así como la casa palacio de La Generala, el Cargadero de Orconera, las Chimeneas de La Cantábrica y la subestación de Electra de Viesgo. La confluencia de las rías y la costa de la Bahía genera una gran extensión de humedales, entre los que destacan ‘Las Marismas Blancas’, donde anidan durante todo el año diversas aves migratorias, y que están consideradas como una importante reserva ornitológica.

Astillero

Ayuntamiento de El Astillero 

Al occidente de la bahía de Santander se extiende el municipio de Camargo, en una estratégica ubicación, inmediata a la capital autonómica. En sus 36,6 km2 de superficie se distribuyen ocho entidades de población: Cacicedo, Camargo, Escobedo, Herrera, Igollo, Maliaño, Muriedas –sobre la que recae la capitalidad– y Revilla. Todas ellas tienen el privilegio de estar integradas en una de las áreas más dinámicas de la región.

Emplazamiento y accesibilidad son algunas de las claves de la historia económica de Camargo, marcada por un pujante desarrollo industrial a lo largo del siglo XX, que en las últimas dos décadas ha perdido fuerza frente al crecimiento del sector servicios. Todo ello se ha reflejado en un incesante incremento de su población a lo largo del siglo, primero debido al copioso contingente de inmigrantes que atrajo la industria y más tarde motivado por los atractivos de Camargo como espacio residencial alternativo a Santander. En el año 2003 cuenta con 25.676 habitantes, lo que le convierte en el tercer municipio de Cantabria por número de habitantes.

A pesar de la intensa urbanización del territorio y de las transformaciones en su paisaje, Camargo conserva un interesante patrimonio. Las marismas y las manchas de encinar cantábrico son buenos ejemplos de ecosistemas naturales, mientras que la cueva de El Pendo, las termas romanas de Parayas, la casa natal de Pedro Velarde (hoy en día Museo Etnográgico de Cantabria) y el palacio del Marqués de Villapuente muestran la riqueza del patrimonio cultural. Permanecen también muchas fiestas populares de larga tradición, como las de la Virgen del Carmen y San Juan, a las que se unen actividades nuevas que enriquecen la vida municipal.

museo-etnografico-02

Ayuntamiento de Camargo 

 Este municipio se encuentra en la zona costera central de la región, a 21 kilómetros de Santander y entre los términos de Piélagos, con el que linda por el este, y Suances, con el que se comunica por el oeste. Dos ríos discurren a ambos lados ejerciendo con su cauce como límites naturales del municipio: el Pas, que desemboca en Mogro formando la ría a la que da nombre, y el Saja-Besaya, cuyas aguas unidas en un mismo cauce en Torrelavega salen al mar entre Cuchía y Suances, dando lugar a la ría de San Martín de la Arena.

Entre una y otra se extiende el término de Miengo, ocupando una superficie de 24 km2, en los que se asienta una población de más de 3.800 habitantes, repartida en los núcleos de Bárcena de Cudón, Cuchía, Cudón, Gornazo, Mogro y la capital municipal: Miengo. Este municipio ha experimentado una gran transformación tanto en el plano demográfico –pues ha triplicado su población en el último siglo– como en el social y el económico. En este sentido, pasó de ser un lugar rural, dependiente de las actividades agropecuarias en el siglo XIX, a convertirse en un espacio determinado por la industria de Torrelavega –a la que abastecía tanto materia prima como mano de obra–. En la actualidad se ha configurado como un área turística y residencial en auge.

A esta expansión poblacional ha contribuido la oferta inmobiliaria del municipio, con precios más asequibles que en la ciudad, y su belleza natural, en la que destacan sus numerosas playas (Marzán, Los Caballos, Usgo, Robayera y Mogro), sus marismas y los pequeños islotes que siembran su litoral. Otro elemento que ha favorecido el desarrollo de Miengo es su buena comunicación con los grandes núcleos de Santander y Torrelavega, enlazadas por la autovía A-67, que marca la línea divisoria al sur del municipio. En esta zona, donde se han hallado vestigios prehistóricos en las cuevas de Cudón y La Pila, se alzan diversas casonas montañesas, entre las que sobresalen el palacio de Herrera y la casa de Amparo Rial, dos edificaciones de épocas y estilos diferentes que forman parte de su interesante patrimonio civil.

miengo

Ayuntamiento de Miengo 

 Municipio próximo al litoral de gran riqueza arqueológica, Penagos está situado a 24 km de Santander, tiene una superficie de 31,6 km2 y cuenta con 1.750 habitantes. Rodeado por los términos de Medio Cudeyo y Villaescusa, al norte, Liérganes al este y Santa María de Cayón por el sur y el oeste, Penagos se configuró como núcleo de población en torno al primer milenio, aunque existen evidencias de poblamiento en el Paleolítico Superior, tal y como muestran los restos arqueológicos hallados en Cabárceno.

La existencia de importantes minas de hierro en el macizo de Peña Cabarga ha marcado la historia de este municipio desde la Prehistoria y son uno de sus principales elementos caracterizadores. Es en una parte de estas antiguas minas de hierro en donde se ubica actualmente el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, un área que dejó de explotarse en 1989 y que fue objeto de una intensa recuperación medioambiental antes de su reconversión en zoológico. En él destacan sus característicos lapiaces de agujas de color rojo que, en ocasiones, alcanzan hasta 40 m de altura.

A nivel artístico destacan en el municipio algunas muestras de la arquitectura religiosa del siglo XVII, como las iglesias de Santa Eulalia y San Jorge, en Penagos; San Pedro Apóstol, en Sobarzo; o la iglesia parroquial de Llanos, de estilo renacentista.

Penagos ha experimentado profundas transformaciones en los últimos decenios, unos cambios que han venido marcados por el abandono progresivo de las tradicionales labores agrícolas y ganaderas en favor de los servicios ligados a la explotación turística del Parque de Cabárceno.

Penagos

Ayuntamiento de Penagos 

 Situado en el curso bajo del río Pas, que forma en su desembocadura la ría de Mogro, Piélagos cuenta con una superficie de 88 km2 y está conformado por 12 poblaciones. A 21 km de la capital regional, su estratégica situación en el corredor Santander-Torrelavega y las buenas comunicaciones que tiene han permitido al municipio desarrollar desde principios del siglo XX un notable tejido industrial y, en el último decenio, un creciente marco residencial concentrado principalmente en la zona norte del municipio (Boo, Mortera y Liencres).

Bañado por el río Pas, que recorre diez de los doce pueblos, el municipio cuenta con notables recursos naturales, entre los que destaca el Parque Natural de las Dunas de Liencres, una superficie de 195 hectáreas que fue declarada espacio protegido en 1986 y en donde se encuentra el campo dunar más importante del Cantábrico.

Además, Piélagos dispone de 8 km de costa en la que se localizan siete playas.

La actividad económica tradicional en Piélagos fue la ganadería, pero su situación y buenas comunicaciones hicieron que, desde 1925, se instalaran en Renedo y Vioño importantes empresas como Cristalería Española, la cooperativa lechera SAM y, posteriormente, Andía Lácteos. Todo ello ocasionó la aparición del denominado ‘obrero mixto’, que alternaba la explotación ganadera familiar con su trabajo en la industria.

El municipio guarda en la mayor parte de sus pueblos buenas muestras de la arquitectura religiosa y civil de los siglos XVI, XVII y XVIII, entre las que sobresalen la torre de Velo, el palacio de la Conquista Real o el puente sobre el Pas, todos ellos declarados Bien de Interés Cultural. A éstas se unen importantes manifestaciones arqueológicas del Paleolítico halladas en sus múltiples cuevas.

pielagos

Ayuntamiento de Piélagos 

 Este municipio se extiende sobre una superficie de 17,20 km2, que abarca desde la costa al interior, formando una alargada llanura litoral de suaves pendientes, distante ocho kilómetros de Santander. Esta proximidad a la capital regional, con la que limita por el este, unida a la buena red de comunicaciones con la que cuenta, han favorecido su notable expansión demográfica, hasta convertirla en una de las áreas municipales con mayor desarrollo poblacional de la región. De hecho, a lo largo del siglo XX y hasta hoy el aumento de habitantes ha sido espectacular, pasando de los poco más de dos mil registrados hacia el año 1900, a los cerca de diez mil que conforman su población actual. Además, Santa Cruz de Bezana linda al este también con Camargo, y al oeste, con Piélagos, dos de los municipios que han experimentado un progreso bastante similar.

Santa_Cruz_de_Bezana_

Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana 

 En un entorno privilegiado, con las aguas del mar Cantábrico bañando su costa por el norte y la silueta de la bahía estableciendo su límite sur, se encuentra el municipio de Santander, que además de englobar la ciudad sobre la que recae la capitalidad de la comunidad autónoma incluye los núcleos periféricos de Monte, Cueto, San Román de la Llanilla y Peñacastillo. En total, abarca una superficie de 34 km2, sobre la que se asienta una población cercana a los 185.000 habitantes, la mayoría de ellos concentrados en la capital municipal, cuya historia, inevitablemente unida a su condición marítima, quedó marcada por dos dramáticos sucesos: la explosión del buque Cabo Machichaco, el 3 de noviembre de 1893, y el incendio del centro de la ciudad, ocurrido en febrero de 1941.

Santander es hoy un municipio basado económicamente en el sector terciario gracias al papel administrativo y al auge del turismo, actividad que tiene su origen a mediados del siglo XIX, cuando comenzó la expansión urbana hacia El Sardinero y el desarrollo de las iniciativas balnearias.

Además, el desarrollo turístico estuvo unido al hecho de que la monarquía eligiera este emplazamiento para sus veraneos, motivo por el cual la ciudad acordó construir un palacio, como regalo a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, que se ubicó en la Península de La Magdalena, uno de los enclaves más hermosos y significativos del Santander de entonces y del actual. Junto a esta pieza clave del patrimonio arquitectónico santanderino, hoy sede

de los prestigiosos cursos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, figuran un sinfín de edificios civiles, levantados en los siglos XVIII, XIX y XX, y religiosos, entre los que destaca la catedral, ubicada sobre el lugar de la antigua ermita de San Emeterio y San Celedonio.

A todo ello se suma la belleza de sus playas, parques y jardines, su rica gastronomía marinera, su calendario de fiestas y la larga lista de personalidades que ha dado esta tierra y que han llevado el nombre de Santander por el mundo.

santander

  Ayuntamiento de Santander 

 Villaescusa se extiende a los pies de las sierras que conforman el Parque Natural del Macizo de Peña Cabarga. Varios y breves regatos nacen en el entorno de estos montes que coronan altos como Porcilis (272 m), Lastra (258 m), Pico del Espino (229 m) y Alto de Castril Negro (455 m) y señalan el límite con los municipios de Piélagos, Castañeda, Santa María de Cayón y Penagos. Se trata de arroyos como los de Cerroa, Cabidón y Obregón, que atraviesan el valle en dirección noreste y se unen para formar el canal de la Mina y, más tarde, la ría de Solía, uno de los cursos de agua que desembocan en la amplia bahía de Santander y conforma el límite natural con El Astillero.

Situado en el extremo occidental de la antigua Merindad de Trasmiera, Villaescusa perteneció durante el Antiguo Régimen al territorio de las Asturias de Santillana. Tomó parte en el proceso judicial librado contra el señorío laico de los Mendoza y figuró, tras su reversión a la Corona, entre los miembros de la Provincia de los Nueve Valles, instituida en 1630 y base de la futura provincia de Cantabria, articulada a finales del siglo XVIII.

Municipio independiente desde la constitución de los ayuntamientos en 1822, Villaescusa está integrado por los núcleos de población de La Concha, Liaño, Obregón y Villanueva que cubren una superficie de 28 km2, y cuentan con 3.347 habitantes.

Villaescusa atesora un patrimonio industrial de primer orden heredado de las explotaciones mineras que, desde finales del XIX y a lo largo de casi todo el siglo XX, se dedicaron a sacar hierro del macizo calizo de Peña Cabarga. Décadas de actividades extractivas dieron lugar a un espectacular paisaje de pináculos calcáreos rojizos que se extiende entre Penagos y Villaescusa y aloja en la actualidad el Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

villaescusa

  Ayuntamiento de Villaescusa