Problemas de cimentación y en la fachada obligan a parar y reformular las obras de la biblioteca municipal de Santander

La mala situación del terreno hace necesario redactar un modificado para micropilotar | La Junta de Gobierno da otro paso para el uso residencial de Villa Iris. Las obras de rehabilitación del antiguo Archivo Histórico y Provincial para acondicionar en este espacio la nueva Biblioteca Municipal se van a retrasar tras haberse detectado problemas de cimentación y en el aplacado de la fachada de la antigua sede del archivo. Los trabajos arrrancaron el pasado mes de febrero y deberían haber estado acabados en octubre, pero ahora se paran ahora para abordar los cambios necesarios tras detectarse la mala situación del terreno.

Así lo ha anunciado hoy en rueda de prensa el portavoz del equipo de Gobierno de Santander, Javier Ceruti, que ha informado de los acuerdos adoptados este lunes por la Junta de Gobierno local, entre los que se incluye la aprobación de la redacción del proyecto modificado de la obra de rehabilitación del archivo. Según los informes municipales, el proyecto debe ser modificado en cuanto a la cimentación, por la «mala situación» del terreno en que se asienta el edificio reformado. Para corregirlo, se generará una nueva cimentación mediante micropilotes y se revisarán y reformarán los aplacados de la fachada tras detectarse un deterioro «que producía inseguridad y por tanto riesgos para quien estuviera debajo del edificio», ha indicado Ceruti. El nuevo proyecto determinará el coste de esta actuación. La rehabilitación se adjudicó a la empresa SIEC por un presupuesto de 1.295.365 euros y un plazo de ejecución de ocho meses que ya «no se cumplirá».

El proyecto tiene como objetivo recuperar el antiguo edificio del Archivo Provincial, obra del arquitecto de la Diputación Regional, Ángel Hernández Morales, que data de los años 50 y tiene una superficie de más de 1.000 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas. El proyecto de la nueva biblioteca prevé un espacio de 1.500 metros cuadrados, distribuidos en cuatro plantas más la terraza superior. Mil metros cuadrados corresponden al Archivo y los otros 500 se ‘restarán’ a la biblioteca existente. Entre las diferentes áreas con las que contará el edificio, se creará un espacio que compatibilice y permita el trabajo en equipo, zonas de lectura, espacios de lectura infantil, individuales o de cuentacuentos, áreas de acceso informático o lectura de prensa, entre otras.

 

El edificio estará conformado por cinco alturas. La planta baja, de algo más de 470 metros cuadrados, estará dedicada por completo a la lectura de todo tipo de público, de adultos a niños. En la fachada norte, además, se desarrollará un pequeño volumen a favor de la pendiente del terreno en el que se colocará el anfiteatro, que tendrá capacidad para unas 40 personas. En la primera planta habrá un aula y varios espacios para trabajar en grupo, con ordenadores portátiles con conexión a internet. En las otras dos plantas se situarán los depósitos y las áreas de administración y dirección. La terraza será un espacio público «plenamente accesible» en el que podrán organizarse actividades de lectura al aire libre, conciertos o actuaciones y que también tendrá una grada perimetral. Se instalará un ascensor que permitirá acceder a la cubierta, a la que también se podrá llegar mediante una escalera exterior desde la cuarta planta.

Por otra parte, en Contratación, la Junta ha aprobado la prórroga del contrato de gestión integral de las actividades socio-culturales de los centros cívicos y la red de huertos por un año y 372.900 euros, así como las indemnizaciones correspondientes al mes de abril por el estado de alarma derivado del Covid-19 de este contrato que ascienden a 3.650 euros. Dentro de Servicios Sociales, se ha aprobado la prórroga del encargo al medio propio Fundación para la Promoción de Centros y Actividades Sociales del Ayuntamiento de Santander por 78.429 euros para este año con el fin de contratar a tres personas para prestar servicios en el Centro de Acogida Princesa Letizia. En Patrimonio se ha aceptado la donación de un piano por la Asociación Coral Salesiana Don Bosco que será para el conservatorio Ataulfo Argenta; y en Cultura se ha aprobado la prórroga del convenio suscrito con el Centro de Estudios Montañeses hasta 2021 por 6.000 euros al año para esta entidad que difunde la historia y el patrimonio de Santander. En el área de Deportes se ha aprobado el proyecto de reglamento de la sede electrónica del Instituto Municipal de Deportes (IMD), donde se incluirá el registro y tablón electrónicos, la ventanilla digital, etcétera. Finalmente, en Medio Ambiente se ha dado el visto bueno a la aprobación técnica del proyecto mejoras en la estanqueidad del depósito El Tojo de la ETAP de Camargo, que abastece a Santander. La solución de impermeabilización supera los 265.000 euros, que corren a cargo del canon de Aqualia, y tendrá un plazo de ejecución de cuatro meses y medio.

Fuente:https://www.eldiariomontanes.es/santander/problema-cimentacion-obliga-20200707122510-nt.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »